The beginning

This story is about our leather workshop, our home, and how our leathercraft project, which started in a small basement in the heart of the Barrio de Las Letras in Madrid, is what we now call Oficio Studio.

 Picture by Rebenque

Picture by Rebenque

I used to own a bicycle shop, Dale Pedales, next to the studio we live and work in today. The space once belonged to an artist and had been left abandoned for at least 10 years. It's existence was a well-kept secret, hidden from view. The attic cannot be seen by those who casually walk up and down our narrow street.

 Picture by Rebenque

Picture by Rebenque

We were in need of space to handcraft our leather bags but such a space was unimaginable, especially in the centre of Madrid: high ceilings, a terrace, industrial-sized windows, basically, a space suitable for living and working in. As luck would have it, we befriended one of our now neighbours who revealed the attic's existence and how to secure a viewing.

It was love at first sight. We knew it was perfect in spite of the challenge and immensity of the renovation. We chose to keep the original flooring and windows, and use entirely organic materials. We treated the floor with linseed oil, used tempera paint on the walls and waxed the furniture with completely natural ointments. We wanted to preserve the essence of the artist's studio, as well as incorporate the spirit of our own. Bit by bit we have transformed the space and created our own indoor garden, helped by the abundance of light. Our plants and Pedales, our dog, most definitely rule the roost.

Pictures by Rebenque 

Our leather workshop, and home, has grown alongside our project. For now, we continue creating quality leather goods in what we consider a unique and inspiring space. Our doors are, for the most part, always open so feel free to contact us if you wish to arrange a visit

 Picture by Rebenque

Picture by Rebenque

Esta es la historia de nuestro taller de cuero, nuestro hogar y cómo un proyecto que comenzó en un pequeño sótano del Barrio de las Letras es hoy Oficio Studio.

Dale Pedales, mi tienda de bicicletas funcionaba en la finca de al lado. El ático, un antiguo estudio de artista, estaba abandonado desde hacía más de 10 años, era imposible saber que existía, ninguna de las ventanas da hacia la calle y la configuración del edificio hace que el espacio se esconda de la vista del transeúnte despistado que sube y baja por nuestro vecindario.  

Necesitábamos espacio para establecer nuestro taller y desarrollar nuestra colección de bolsos de piel, y no era fácil desde luego, más bien imposible encontrar algo con las características de este lugar en Madrid:  ventanales grandes estilo industrial, la terraza y los techos de 4 y5 metros de altura además de una habitación que nos permitiría no solo trabajar pero también vivir en él.  Pero como estas historias se tratan de las cosas buenas, y no tan buenas que nos suceden, un vecino de la finca nos reveló el secreto. En el la última planta del edificio había un estudio que había sido construido por la familia dueña de la finca para un familiar, un artista, solamente la luz que entra a este lugar es perfecta para que un proyecto creativo como  el nuestro pueda vivir.

Fue un flechazo, ninguno de los dos dudó que era perfecto. No era una tarea sencilla pero nos pusimos en la labor de restaurarlo manteniendo las maderas  y ventanas originales. Decidimos usar materiales orgánicos, el suelo por ejemplo fue tratado con aceite de linaza, para las paredes utilizamos pintura al temple, los muebles tienen ceras naturales; queríamos conservar la esencia del lugar al igual que lo hacemos con nuestras pieles de curtición vegetal. Poco a poco fuimos trayendo las plantas que con tanta luz han ido creciendo y asentándose y que junto a Pedales nuestra perra, son las amas y señoras del lugar.

Hemos ido arreglando cada rincón y cada esquina, dando forma gradual a nuestra casa y a nuestro proyecto. Por ahora aquí estamos, trabajando con mucho entusiasmo para seguir dándole vida a Oficio Studio.

 

Oficio StudioComment